La historia de las doce uvas de la suerte

blogEn El Grito somos conscientes de la masacre de uvas que se realizan todos los años en las casas  españolas en Noche Vieja y es por eso que hemos lanzado la acción Apadrina una Uva.

Termina el año 2013 con una buena acción. Únete a nuestra causa y salva una uva en fin de año, en tus manos está brindarle una vida mejor.

Si no puedes apadrinar una uva físicamente puedes apoyar la causa con algunos de los productos conmemorativos que tenemos en nuestra tienda (http://elgrito.spreadshirt.es/)

¿Pero de dónde surge la tradición de las 12 uvas de la suerte?

Una de las versiones más populares, es que se trata de una tradición promovida en 1909 por agricultores de Alicante y Murcia, que ese año habían tenido un excedente debido  a una buena cosecha. Y aunque esta historia tiene parte de verdad, su origen se remonta a algunos años antes.

Ya el 2 de enero de 1894 se publica un artículo en “El Siglo futuro” que habla sobre “Las uvas bienhechoras” y trata sobre la tradición adquirida por la burguesía adquirida de Francia. Aunque si vemos esta tradición como aquella donde hay que tomarse doce uvas en la Puerta del Sol a las 12 de la noche del 31 de diciembre, el primer testimonio escrito es de la prensa madrileña en enero de 1897, donde ya aparece que “Es costumbre madrileña comer doce uvas al dar las doce horas en el reloj que separa el año saliente del entrante”, por lo tanto ya años atrás también se realizó.

Todo surge cuando el alcalde de Madrid, José Abascal y Carredano, en 1882 puso una tasa de un duro  para todos aquellos que quisieran salir a recibir a los Reyes Magos el 5 de enero, y no precisamente como en la actual cabalgatas de Reyes, era una noche donde prácticamente todo estaba permitido.

Tras esto los madrileños decidieron revelarse y mofarse de los burgueses tomando 12 uvas y champán en la Puerta del Sol. Esta acción se popularizó y extendió muy rápidamente por toda la capital, donde ya en 1897 se publicitaban las uvas de la suerte, llegando hasta Tenerife.

Ahí es donde los agricultores que mencionamos al principio, vieron una oportunidad y realizaron una campaña para promulgar y potenciar la costumbre por todo el país, y así poder colocar el excedente de producción de 1909.

cabecera-uva

Comments are closed.